Reseña video


Reseña escrita

Cuando iniciamos el prólogo de Battleborn veremos una bonita introducción que nos adentrará al mundo del juego y posteriormente se nos dará la oportunidad de aprender los aspectos más básicos del gameplay. Al terminar esta misión, la historia se torna interesante y uno creería que así se mantendría por el resto del juego, sin embargo, esto no es así. Solo veremos otra animación como la del inicio hasta el final, de ahí en fuera, el resto de la historia se nos irá narrando conforme avancemos en las misiones por medio de mensajes de voz.

Los gráficos no son impresionantes, pero sí son bastante vistosos. Los escenarios son coloridos, con muchos detalles y algunos con objetos en movimiento. Varios de los mapas de la campaña se sienten como lugares vivos o en donde se están librando batallas a gran escala.

En cuanto a la jugabilidad, en un inicio podría parecer que Battleborn es bastante complejo debido a la gran variedad de héroes que tenemos para escoger; cada uno tiene habilidades y armamento único, además de que conforme subamos de nivel, se nos da la opción de elegir qué aspectos queremos mejorar. Aun así, el juego tiene una curva de aprendizaje bastante sencilla, conforme optemos por escoger distintos tipos de héroes, conoceremos cuales son los que se adaptan mejor a nuestro ritmo de juego y que tipo de habilidades son las que deberemos mejorar dependiendo de la situación que nos encontremos.

Las misiones de la campaña son bastante simples y de cierta forma muy repetitivas. Pasaremos la mayor parte del tiempo dirigiéndonos del punto A, al B, eliminando todo lo que se nos ponga enfrente, defendiendo lugares en específico o escoltando elementos esenciales para las misiones y como siempre, enfrentando a los típicos jefes de nivel.

Tampoco encontraremos una gran variedad de enemigos. En múltiples ocasiones nos enfrentaremos una y otra vez más contra los mismos tipos, lo peor del caso es que incluso hay jefes que son reciclados. La inteligencia artificial de estos es casi nula, la mayoría de ellos solo se enfocan a usar su arsenal para intentar destruirte a ti o a los objetos que defiendes, son pocos los que procuran evadir tus disparos.

Toda esta poca variedad de adversarios y objetivos se podrían perdonar si la campaña fuera bastante extensa, no obstante, es muy corta. Solo cuenta con 8 capítulos en los cuales cada uno tienen una duración de aproximadamente 20 hasta 40 minutos.Aun así, con estos defectos la campaña de Battleborn es divertida y garantiza una muy buena rejugabilidad. Volver a los mismos niveles con diferentes personajes ofrece una experiencia totalmente distinta, también existen retos especiales que al momento de ser completados se nos recompensará con distintos tipos de botines.

Existen 2 dificultades: Normal y avanzado, en las cuales también se puede activar un modo hardcore donde no hay vidas extras, la única forma de seguir en combate después de haber sido noqueado es por medio del auxilio de otros jugadores. Entre más alta sea la dificultad y mejor sea nuestro desempeño, podremos acceder a mucho mejores recompensas, las cuales pueden ser usadas en cualquier tipo de juego.

Las modalidades versus también son bastante entretenidas.

Por un lado, tenemos Capture, el modo más simple y de corta duración. Aquí deberemos de controlar puntos específicos mientras nos enfrentaremos contra otros héroes y podremos auxiliarnos de torretas que hay en el mapa para tener una ventaja a nuestro favor.

En Incursión, el objetivo es destruir a los centinelas enemigos. Para esto necesitaremos la ayuda de nuestros minions que al momento de llegar al centinela de nuestros rivales, ellos se encargaran de inhabilitar su protección y dejarlo expuesto a nuestros ataques. Los rounds pueden durar hasta 30 minutos.

Meltdown es un modo similar a Incursión, aquí también debemos de escoltar a nuestros minions, solo que aquí con el fin de sacrificarlos en lugares concretos para obtener puntos.

Aunque las modalidades versus será la razón por la cual muchos seguirán jugando Battleborn, también hay que tomar en cuenta que es indispensable jugar la campaña, debido a que en esta podremos desbloquear más rápidamente a nuevos personajes, practicar con ellos de una manera más tranquila y conseguir objetos muchos más raros que nos darán ciertas ventajas adicionales.

En general Battleborn es un juego bastante divertido. Sus mayores aciertos son la gran variedad de personajes y sus estupendas personalidades. La mezcla de géneros entre FPS y MOBA es muy buena; es un juego con mucha acción que ofrece un buen reto en todas sus modalidades. El replay value está garantizado, aunque la campaña sea corta siempre será divertido volver a jugar en dificultades más elevadas o intentar completar con distintos personajes.

En el aspecto negativo, uno de los defectos que más podrían molestar a ciertos gamers es el hecho de que el juego necesita forzosamente estar conectado a internet, aun cuando quieras jugar solo o con un amigo de manera local. Cuando creas una partida para la campaña, el juego se hospeda en servidores de Gearbox, los cuales debo de admitir que funcionan bien (de vez en cuando hay un poco de lag, pero nada excesivo). Por otro lado, que solo existan 2 mapas por cada modo versus es algo lamentable. Aunque los mapas son buenos y no es aburrido jugar una y otra vez en ellos, si es decepcionante la escasez de estos, lo bueno es que Gearbox prometió que agregara contenido gratuito al juego, además de lo que se tiene planeado por separado con el season pass que se vende por separado.

Aunque a simple vista este titulo pueda parecerse a Borderlands u otros FPS, Battleborn logra crear su propia personalidad tanto en el humor que se maneja en el juego (muy gracioso, por cierto), así como en su jugabilidad. Lo recomiendo y aún más si tienen amigos con quien jugarlo.

 

Copyright PlayCam © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.